Bienvenida del Presidente de la Autoridad Portuaria

D. Martín Fernández Prado

La Autoridad Portuaria de A Coruña afronta importantes desafíos que marcarán en los próximos años el futuro del puerto y de la propia ciudad. El desarrollo de la dársena exterior de Punta Langosteira, el traslado de los tráficos a las nuevas instalaciones y la consiguiente integración de los muelles interiores en la trama urbana suponen un proceso apasionante, crucial en el devenir de A Coruña, que desde la Autoridad Portuaria asumimos con la máxima responsabilidad y un compromiso sincero en beneficio de los ciudadanos.

 

A Coruña siempre ha ido creciendo con su puerto. Cuando el puerto creció económicamente, la ciudad creció social, económica y culturalmente, solo hay que repasar la historia, y en la actualidad debemos construir una nueva etapa de esa historia común de éxito.

 

El Puerto Exterior brinda la oportunidad de impulsar un nuevo ciclo de crecimiento. Sus infraestructuras y dotaciones lo sitúan como un elemento clave para dinamizar el progreso industrial del área metropolitana. Punta Langosteira ofrece dos millones de metros cuadrados de superficie terrestre, calados superiores a 20 metros y una ubicación estratégica en las rutas marítimas, unas condiciones muy favorables para la actividad portuaria, y por ello seguiremos potenciando las propuestas empresariales actuales y las que podamos recibir, del mismo modo que en los muelles interiores.

 

Por este potencial, Langosteira ya ha sido capaz de concitar relevantes inversiones de nuestros operadores, y nuestra misión como institución es acompañarlos y facilitar la llegada de nuevas empresas, completando su conectividad y todos los equipamientos que son precisos, y posicionando al puerto en los sectores emergentes y las tendencias de futuro a nivel global.

 

En el puerto interior, se abre otra oportunidad histórica. Además de mantener determinadas mercancías limpias y actividades como son la pesca, los cruceros y la náutica, iniciamos el proceso de transformación de la fachada marítima, con la apertura de los terrenos portuarios a nuevos usos ciudadanos.

 

En todo este camino de reordenación urbana y portuaria, de potenciación de nuestra actividad, será crucial la colaboración y el consenso de las distintas instituciones públicas. Será la mejor garantía para el cumplimiento de los compromisos adquiridos y encarar el futuro con optimismo, sobre una base sólida. Supondrá, de esta forma, una ocasión para propiciar la reactivación económica, la innovación y la creación de empleo, aunando a la ciudad para generar motivación e ilusión en el futuro.

D. Martín Fernández Prado
D. Martín Fernández Prado